Páginas vistas en total

miércoles, 21 de diciembre de 2011

ONGS DENUNCIAN ATAQUES CONTRA DEFENSORES DE DERECHOS HUMANOS EN COLOMBIA


Organizaciones no gubernamentales como la Oficina de Washington en Latinoamérica (WOLA), el Fondo para la Educación y el Estudio de América Latina (LAWGEF) y Brigadas Internacionales de Paz participaron en un foro en Washington para manifestar su respaldo a los defensores de los derechos humanos en Colombia.
"De un momento a otro pareciera que fuera una estrategia el ataque a defensores y ONGs", dijo el periodista Hollman Morris, ganador del Premio Internacional de Derechos Humanos de Nuremberg (Alemania) y uno de los participantes del foro. Para Morris, una cosa es que haya "víctimas falsas" del conflicto armado, "como seguramente las habrá al igual que ha pasado en Perú o Argentina", y otra muy distinta es acusar a las ONG de "manipular".
Esas denuncias contra las ONG, "amparadas en hechos falsos", tienen "impacto en la opinión pública y logran deslegitimar el trabajo de los defensores y poner en duda la existencia de masacres en Colombia", remarcó Morris, director del programa de televisión "Contravía".
La Oficina en Colombia del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (Oacnudh) también alertó recientemente de la existencia de una campaña de desprestigio contra organizaciones defensoras para obstaculizar la implementación de la Ley de Víctimas, que prevé indemnizar a cuatro millones de personas.
Esa campaña está precedida por el debate generado con motivo de unas investigaciones de la Fiscalía General colombiana en torno a lo que pasó en la masacre de Mapiripán (1997) y en un supuesto falso desplazamiento en la hacienda de Las Pavas (2003).
El Estado colombiano revisa estos dos casos en los que, a priori, miembros del Gobierno denunciaron la existencia de "falsas víctimas" que engañaron a las autoridades para lucrarse con las indemnizaciones del Estado en pleno proceso de reparación.
En Colombia "se mantienen los asesinatos de líderes de restitución de tierras, las amenazas, los montajes y la estigmatización de las cabezas del movimiento nacional de víctimas", recordó Morris.
Por ello, le pidió al presidente Juan Manuel Santos que investigue quién es la "mano negra" que está detrás de esos montajes y amenazas a personas "con toda una vida de sacrificio" en defensa de los derechos humanos. En un reciente informe, el Sistema de Información sobre Agresiones a Defensoras y Defensores (Siaddhh) reveló un aumento del 60 % en las amenazas a activistas de derechos humanos en Colombia.
Según ese informe, entre julio de 2010 y mayo de 2011 ha habido en Colombia 255 agresiones contra esos defensores, de las que 54 fueron asesinatos.
Mientras el Gobierno "siga transitando por la vía de sospechar del defensor y del pensamiento crítico" esas agresiones "van a continuar por parte de funcionarios y miembros de la fuerza pública", reflexionó Morris al solicitar a Santos que les devuelva "el buen nombre" a los activistas de derechos humanos.
Ver más información:



No hay comentarios:

Publicar un comentario