Páginas vistas en total

domingo, 11 de diciembre de 2011

CAMBIO CLIMÁTICO: CUMBRE DE DURBAN A MEDIO CAMINO

Foto: calentamientoglobal.org

Uno de los principales aspectos negativos de la Cumbre de Durban ha sido que no se ha cumplido con el principal objetivo que se había marcado para dicha conferencia: la configuración de un nuevo tratado. Su definición ha sido pospuesta para el año 2015 y no entraría en vigor hasta 2020.

Los principales negociadores de la Cumbre de Cambio Climático de la ONU (COP 17) de Durbán destacaron las perspectivas que abren los acuerdos concluidos en esa ciudad sudafricana, pero ecologistas y ONGs lamentan que las soluciones previstas sean tan a largo plazo y hablan de fracaso.


La COP 17 alcanzó un acuerdo que incluye un segundo periodo del Protocolo de Kioto -único instrumento vinculante y que se aplica sólo a los países desarrollados, salvo EEUU-, el mecanismo para el Fondo Verde y una hoja de ruta para un nuevo acuerdo global. Canadá, Japón y Rusia no han renovado su compromiso con Kioto.

Estados Unidos, uno de los países más criticados por negociadores y ONGs por su actitud en estas conversaciones, ve en el acuerdo "un conjunto de medidas potente y una gran oportunidad", según dijo su representante en la COP 17, Todd Stern.

China, el mayor emisor mundial de gases de efecto invernadero, dio la bienvenida al acuerdo, pero a la vez lamentó la "falta de voluntad política" de los países desarrollados.

El jefe de la delegación china, Xie Zhenhua, dijo que, aunque el acuerdo esta "completamente en línea" con el principio de "responsabilidad común pero diferenciada" (entre países desarrollados y en desarrollo), no cumple propósitos como fijar cifras concretas de reducción para los países industrializados.

Afirmó que en esos países "falta voluntad para reducir las emisiones y transferir tecnología y fondos para apoyar a las naciones en desarrollo", lo que es el principal factor "que perjudica la cooperación para luchar contra el cambio climático".

En Brasil, la presidenta, Dilma Rousseff, que presionó por la renovación del Protocolo de Kioto, se ha declarado, según su oficina, "satisfecha" con el resultado.

Mientras China, en su balance, insiste en la importancia de que participen los industrializados, Japón o Canadá que, con Rusia se han negado a tomar parte en la extensión de Kioto sin un marco posterior que exija que los principales emisores reduzcan sus emisiones, insisten en que deben cooperar todos.

El primer ministro nipón, Yoshihiko Noda, opinó que "el acuerdo podría dar resultados significativos" si la hoja de ruta lleva a "la construcción de un nuevo marco legal en el que participen todos".

El ministro de Medio Ambiente de Canadá, Peter Kent, reafirmó que Ottawa no asumiría un segundo periodo de Kioto, ni contribuirá al Fondo Verde, "hasta que todos los principales emisores acepten objetivos de reducción vinculantes legalmente y una contabilidad transparente del inventario de gases con efecto invernadero".

Para la Unión Europea, que, respaldada por una coalición de los Países Menos Desarrollados y de la Asociación de pequeños Estados Isleños (AOSIS) logró imponer su órdago a las potencias emergentes y a EEUU para alcanzar un acuerdo que incluye a los principales emisores, el resultado de Durban es "histórico".

Así lo dijeron la Presidencia polaca de turno y la comisaria europea para la Acción sobre el Clima, Connie Hedegaard, quien afirmó que la estrategia de la UE funcionó en Durban.

"La UE quería más ambición y lo ha logrado. Donde Kioto divide al mundo en dos categorías, ahora tendremos un sistema que reflejará la realidad de un mundo mutuamente interdependiente", dijo.

Varios países de la UE sumaron sus congratulaciones a las de Bruselas. Francia destacó que el compromiso "consolida el sistema multilateral y abre el camino a un acuerdo global".

El ministro de Medio Ambiente de Alemania, Norbert Röttgen, calificó también de "gran éxito" la hoja de ruta. Se han logrado "el fundamento" y "la dinámica" para lograr un acuerdo que "por primera vez" valdría "para todos", subrayó.

La secretaria de Estado de Cambio Climático de España, Teresa Ribera, dijo que en Durban se ha conseguido que Kioto siga vivo y un compromiso general a converger en un único acuerdo, dos logros en los que hace un mes nadie confiaba.

Para las ONGs, en cambio, el resultado de Durban es decepcionante y Greenpeace habla incluso de un "fracaso" del que los gobiernos que participaron deberían "sentirse avergonzados".

"Las negociadores han lanzado un mensaje claro a la gente que pasa hambre en el mundo: ¡que coman carbono!", dijo la directora de campañas y promoción de Oxfam, Celine Charveriat.  Por su parte, la organización Friends of the Earth International (FEI) destaca que "los gobiernos han decepcionado a la gente normal una vez mas". "Está claro qué intereses se han protegido con este acuerdo, y no se trata de los del 99 por ciento de la gente".

Para los convocantes, como la secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático, Christiana Figueres, Durban demuestra, como dijo Nelson Mandela, que "Todo parece imposible hasta que se consigue".  Y el presidente sudafricano Jacob Zuma felicitó hoy a su país por el éxito de la Conferencia cuyo "resultado significa un espaldarazo para África. Asuntos que se han tardado mucho en resolver han sido resueltos en nuestra tierra".

Más información en:






No hay comentarios:

Publicar un comentario