Páginas vistas en total

jueves, 5 de enero de 2012

RALLY DAKAR: COMPETENCIA DE EUROPEOS QUE AMENAZA AL PATRIMONIO AMERICANO

(Otra América) 464 motos, coches, quad y camiones carísimos, chicos y chicas adictos al ‘deporte de riesgo’, todo un show mediático trasladado de la pobreza de África a la siempre machacada Suramérica… El París Dakar (ya sin París y sin Dakar) acaba con el patrimonio arqueológico y deja una polvareda de polémica acallada por la publicidad.

Thierry Sabine, creador del Paris - Dakar
murió en plena competencia
Acción Ecológica de Chile se ha dado a la tarea de monitorear los daños del rally París Dakar desde que en 2009 el “rodeo publicitario en el continente de la pobreza”, como lo denominaban las ONGs en 2005, cruzó el Atlántico.

“En 2009, seis sitios arqueológicos con información con una antigüedad mayor a los cuatro mil años se perdieron por el Dakar. En 2010, se dañaron de lo revisado, que no fue el total, 52 sitios arqueológicos y en 2011, 126 sitios arqueológicos. Ese es el triste récord en términos de destrucción de nuestro patrimonio arqueológico y paleontológico, gracias a esta ´competencia deportiva’”, explicaba hace unos días Luis Mariano Rendón, de Acción Ecológica. 

Esta organización, junto a la Fundación Patrimonio Nuestro presentaron nuevamente en la Corte de Apelaciones de Santiago un recurso de protección contra el Rally Dakar en defensa del patrimonio arqueológico del país. Saben que su recurso no parará la carretera que arrancó el domingo en Mar de Plata (Argentina) y que pasará por Chile y entrará por primera vez a Perú. 
¿Deporte o contaminación?
Las organizaciones reclaman que el mismo Consejo de Monumentos Nacionales ya constató y comprobó – en un informe presentado en mayo de este año – el grave daño arqueológico y paleontológico que deja esta competencia en el norte grande del país. Rosario Carvajal, presidenta de Patrimonio Nuestro, señala – al igual como ha manifestado el Colegio de Arqueólogos – que las medidas de mitigación del impacto son insuficientes e ineficientes el daño irreparable que se produce en la zona. 

En Perú, el Museo Paleontológico Meyer Hönninger de Perú pidió al Gobierno y a los organizadores del Dakar 2012, que recaben información sobre los lugares que deben ser evitados y protegidos. 

Según el documento, los organizadores mantienen en estricto secreto la ruta de los vehículos, por lo que se pueden ver afectados los fósiles únicos de ballenas, delfines, tiburones y otra vida marina de gran tamaño que habitó durante el periodo del Mioceno en los desiertos de Ica y de Arequipa. 

Destrucción de tesoros arqueológicos
El Gobierno de Perú solo ha establecido una salvaguarda par alas Líneas de Nazca ante la arremetida de los 464 vehículos participantes, entre ellos 170 automóviles, 193 motos, 25 quads y 76 camiones. El Ministerio de Cultura de este país ha insistido en que el rally no dañará las zonas de patrimonio intangible protegidas. Mientras, la Comisión de Promoción de Perú lo que prefiere es hacer cuentas y asgura que la legada de la caravana atraerá a un millón de turistas y supondrá una inversion directa cercana a los 100 millones de dólares. 

La trágica lista de victimas de esta particular proeza deportiva

La lista de los competidores, miembros de la caravana y espectadores muertos en el Rally Dakar tiene en su haber 57 decesos desde que se creó la competencia en 1979 y el motociclista Jorge Martínez Boero es el primer piloto argentino fallecido en dicho certamen.

En 1979, el motociclista Patrick Dodin muere en una caída, cuando intentaba fijar su casco al dirigirse a la salida de la etapa Agadez-Tahoua mientras que en 1982, entre Quatre Chemins e In Ecker, el holandés Bert Oosterhuis falleció por una fuerte caída en su Yamaha.

Un año más tarde, Jean-Noël Pineau, con una Yamaha, murió en el tramo de ruta que iba hacia Uagadugu y en 1986 en la unión hacia Sète (Hérault, sur de Francia), el motociclista japonés Yasuo Kaneko pierde la vida en un accidente de tránsito.

Además en un accidente de helicóptero, a 8 km de Gourma-Rharous, sobre las orillas del Níger, murió el creador del Dakar, Thierry Sabine, así como otras cuatro personas que lo acompañaban: el cantante Daniel Balavoine, la periodista Nathaly Odent, el piloto François-Xavier Bagnoud y el técnico de radio Jean-Paul Lefur.

Luego en 1987, Henri Mouren, un antiguo copiloto de rally, falleció al volante del auto de prensa que transportaba a los periodistas sobre un trayecto de enlace hacia Tidjika y en 1988 Kees Van Loevezijn, navegante holandés, murió tras sufrir fuertes golpes, al salir despedido de la cabina de su camión.

En este año también se produjo el deceso de Patrick Canado, copiloto de Boubet, tras un choque con otro participante y en el enlace entre Tombouctou-Nampala, el motociclista Jean-Claude Huger falleció a causa de caída mientras que entre Moudjeria y Nouakchott, dos periodistas murieron en un accidente y dos niños y una mujer fallecen en un siniestro.

En 1990, el periodista Kaj Salminen murió en un accidente, en 1991: Charles Cabannes, piloto francés de un camión de asistencia, perece a causa de un disparo de bala en Malí y en 1992 entre Syrte y Sabha (Libia), Jean-Marie Sounillac y Laurent Le Bourgeois, en un auto de asistencia, dan varias vueltas de campana y ambos mueren.

Además, el motocilista Gilles Lalay muere por graves heridas cuando era trasladado en un vehículo de asistencia mientras que en 1994 muere el motociclista belga Michel Sansen, víctima de una caída durante un tramo de enlace.

En 1996, entre Foum El Hassan y Smara, Laurent Gueguen fallece tras la explosión de su camión, en Guinea, un niño es atropellado por una motocicleta y en 1997 el motociclista aficionado Jean-Pierre Leduc perece en las rutas de Malí.

En 1998 cerca de Dakar, la tripulación Bouney-Aliphat fallece en un accidente, en 1999 sobre un enlace, una camioneta de la policía choca con un competidor y un agente muere en el acto mientras que en 2002 Daniel Vergnes, preparador de vehículos de la escudería Toyota Trophy, pierde la vida durante el tramo de unión que llegaba a la ciudad-meta de la undécima etapa, en Mauritania.

En 2003 el navegante Bruno Cauvy muere en un cruce de dunas en la última etapa de Libia, durante su primera participación en el Dakar y en 2005 el motociclista aficionado español José Manuel Pérez, quien sufrió una caída en la séptima etapa de la prueba, entre Zouerat y Tichit, Mauritania, falleció el 10 de enero en el hospital de Alicante, en España, a la edad de 41 años.

También en 2005 el motociclista italiano Fabrizio Meoni, doble vencedor del Dakar (2001 y 2002), murió el 11 de enero a los 47 años de un paro cardíaco, cuando disputaba la undécima etapa entre Atar y Kiffa, en Mauritania y ese mismo día, una niña de cinco años murió tras ser atropellada por un camión de asistencia que había dejado la carrera.

Un año más tarde, el moticiclista australiano Andy Caldecott (KTM) falleció a los 41 años como consecuencia de una caída en el kilómetro 250 de la especial de la novena etapa de la edición, con un recorrido de 559 km, entre Nouakchott y Kiffa, en Mauritania.

En 2007 el piloto de motos sudafricano Elmer Symons (KTM), 29 años, se mata el 9 de enero en el km 142 de la cuarta etapa que une Er Rachidia y Ouarzazate, en Marruecos, en un sector peligroso, con olas de sable.

En el mismo año, el motociclista francés Eric Aubijoux (N.26/Yamaha), 42 años, falleció, víctima de un síncope, en el recorrido de enlace entre la llegada de la especial de la 14ª etapa Tambacounda-Dakar.

En 2009 el motociclista francés Pascal Terry, de 49 años y quien disputaba su primer Dakar, es encontrado muerto tres días después de haber desaparecido durante la segunda etapa entre Santa Rosa de la Pampa y Puerto Madryn, en Argentina. Según la autopsia, Terry murió de un paro cardíaco ocasionado por un edema pulmonar, que tenía su origen en una cardiopatía pre-existente.

Además dos personas que se movilizaban en un vehículo particular murieron al ser embestido su auto por un camión oficial del Dakar, en tareas de logística, en la ruta que une las ciudades chilenas de Ovalle y La Serena, a unos 400 km al norte de Santiago.

En 2010 la 4x4 de la dupla germano-suiza Mirco Schultis- Ulrich Leardi se despista y embiste un grupo de espectadores que se encontraban en una zona no autorizada. Muere una mujer de 28 años.

En 2011 dos hombres que trabajaban en los preparativos del Rally murieron, uno en Copiapó y otro en Arica. La primera víctima murió electrocutado cuando instalaba una estructura metálica que servía de apoyo a una pancarta de bienvenida a los competidores. El otro hombre también falleció por una descarga eléctrica cerca del campamento de la carrera en Arica.

Jorge Martínez
En tanto, un hombre de 42 años murió al chocar el vehículo que conducía con una camioneta que participaba en el Rally, en la provincia argentina de Catamarca (noroeste). La víctima fatal, identificada como Marcelo Reales, conducía un antiguo vehículo que chocó con la camioneta 140 al volante del argentino Eduardo Amor.

La última víctima es el motociclista argentino Jorge Martínez Boero, de 38 años, quien murió como consecuencia de las graves heridas sufridas en un accidente que protagonizó cerca de la ciudad de Necochea, durante la primera etapa que se desarrolló entre el balneario de Mar del Plata y Santa Rosa de La Pampa.

Leer más Información en:



No hay comentarios:

Publicar un comentario