Páginas vistas en total

domingo, 8 de enero de 2012

CULPAR A MAPUCHES DE INCENDIAR EL BOSQUE ES UNA CONTRADICCIÓN CULTURAL Y UN RACISMO AMBIENTAL


La Cosmovisión Mapuche integra hombre y naturaleza
Culpar a los Mapuches de incendiar el bosque, es una contradicción cultural, que implica un profundo desconocimiento de las autoridades respecto del pueblo mapuche y su cosmovisión. 


Para el pueblo mapuche, la tierra (mapu) tiene un sentido económico que garantiza la reproducción material del grupo, así como ese lugar está relacionado con la existencia cotidiana y crea la relación histórica que la gente tiene con su territorio. El bosque es clave en la cosmovisión mapuche, conformada por seres (gen) y fuerzas (newn) no humanas que regulan el entorno y con los cuales el hombre (che) debe convivir. Si no se comprende eso, no se entiende nada de la cultura mapuche. 

La lucha en la defensa de sus derechos ambientales, entre lo que se cuenta el sagrado bosque  no es fácil, pero nada ha sido fácil para el pueblo mapuche, quizás por lo mismo es que tienen la certeza de que saldrán adelante. Siempre y cuando se fortalezcan y articulen los movimientos sociales y participen las propias víctimas del racismo social y ambiental, de que son objeto.  Es, por lo demás, una lucha por su propia supervivencia como pueblo.

Desde que se produjo la trágica muerte de siete brigadistas que trabajaban en la extinción de incendios forestales en la zona de Carahue en la Región de la Araucanía, el Gobierno de Chile, no tuvo límites para culpabilizar a las comunidades mapuches por haber provocado intencionalmente el incendio, haciendo de esta desgracia un hecho político.

El Bosque es sagrado para los mapuches
El Ministro del Interior Rodrigo Hinzpeter, defendió las “conjeturas” del Gobierno al relacionar el fatídico incendio en Carahue con atentados terroristas, presumiblemente cometidos por la “Coordinadora Arauco Malleco” (CAM), una de las entidades que agrupan a comunidades mapuches. 

Reafirmando los dichos del Presidente Piñera, Hinzpeter afirmó que "cuentan con antecedentes necesarios" que les permiten “conjeturar” – según sus propias palabras – que tanto el incendio forestal en La Araucanía, como en los del Maule y Bío-Bío, fueron provocados por personas. Razón por la cual presentaron acciones legales invocando la Ley Antiterrorista para indagar las responsabilidades. 


“Uno se pregunta hasta qué punto puede llegar la violencia, la insensatez. Hace pocos días veíamos como un helicóptero era atacado y posteriormente este ataque reivindicado por la CAM. Pocos días después vemos incendios que curiosamente se encienden en un mismo instante en distintos puntos, que han afectado esta región y otras regiones del país”, señaló el secretario de Estado. 

“Hasta cuando hay personas que creen que este país lo estamos construyendo a través de la violencia (…) Qué explicación se les puede dar a los padres de las personas que han perdido la vida combatiendo solidariamente un incendio”, aseveró Hinzpeter. Agregó que “este tipo de atentados, definitivamente ameritan el carácter de actos terroristas. Le han causado la muerte a compatriotas que estaban combatiendo el fuego”. 

Agregó el Ministro, que “es legítimo hacer conjeturas y la ciudadanía también merece conjeturas (…) Hacer conjeturas es parte de lo que tiene que hacer una autoridad política, luego corresponderá a los tribunales de justicia establecer responsabilidades”. 

“Yo me pregunto si la gente no merece seriedad de sus autoridades, y que le hablen con la verdad. Llamar las cosas por su nombre es una buena práctica en política (…) Es el momento en que las conjeturas deben transformarse en acciones concretas”, aseveró el Ministro. 

Todas estas aseveraciones del Señor Ministro, sin embargo van en sentido contrario, a lo declarado por el Comandante del Cuerpo de Bomberos, de Carahue, que ha señalado la hipótesis de la extensión involuntaria de las llamas. 

A la vez, la prontitud del Ministro del Interior de buscar culpables, contrasta con la opinión del Fiscal General, quien declaró que "lo más importante es tener la prudencia necesaria y la Fiscalía la tiene para atribuir responsabilidad (…) si es prescindible utilizaremos todos los recursos jurídicos, pediremos a los tribunales que apliquen la ley, pero siempre sobre la base de una investigación seria". 

Por su parte el gobierno no se hace cargo de los datos aportados por autoridades locales y trabajadores forestales, que evidencian una negligencia de parte de la propia empresa forestal y sobre todo de lentitud de los organismos públicos encargados de prevenir y alertar sobre estos incendios. 

Culpar a los Mapuches de incendiar el bosque, es una contradicción cultural, que implica un profundo desconocimiento de las autoridades respecto del pueblo mapuche y su cosmovisión

Para el pueblo mapuche, la tierra (mapu) tiene un sentido económico que garantiza la reproducción material del grupo, así como ese lugar está relacionado con la existencia cotidiana y crea la relación histórica que la gente tiene con su territorio. El bosque es clave en la cosmovisión mapuche, conformada por seres (gen) y fuerzas (newn) no humanas que regulan el entorno y con los cuales el hombre (che) debe convivir. Si no se comprende eso, no se entiende nada de la cultura mapuche.

Nguillatun en medio del bosque
La cultura mapuche posee una cosmovisión integral propia, en donde el hombre y la naturaleza conforman conceptualmente una unidad, lo que se interpreta como el ‘fijke mogen’, es decir el conjunto de elementos y energías que conforman esta naturaleza.

Por lo tanto, en la concepción del mundo mapuche, todos los elementos de la naturaleza, incluido el ser humano, se mueven por el principio del equilibrio y desequilibrio. Es por ello que el hombre, por esencia, es el ser más complejo que conforma este sistema.

En la cosmovisión mapuche el hombre y los ecosistemas – entre los que se encuentra el bosque - se encuentran indisolublemente insertos y entrelazados en una red dinámica de salud y bienestar, ya que las personas poseen un marco de referencia propio para relacionarse con otros, y con los distintos ecosistemas, entendiendo que todos estos poseen vida y por tanto, al igual que los seres humanos, también son fuente de funcionalidad.

En el Naq mapu, la naturaleza siempre ha sido considerada como fuente de energía y recursos permanente para el hombre, por ejemplo de los árboles se obtiene la materia prima para elaborar implementos de trabajo, viviendas, alimentos, calefacción, también se obtienen elementos para la medicina y otros. Antiguamente el mapuche lo utilizaba con mesura, extrayendo solo lo necesario, para no destruirlo, sino conservando el equilibro entre el hombre y la naturaleza.

Para el mapuche, en el naq mapu existen gen y newen (personas y elementos). Estos cuidan, protegen y le dan sentido espiritual a los elementos de la naturaleza. Si el hombre no muestra una actitud de respeto para hacer uso de los recursos este puede sufrir consecuencias negativas.

La cosmovisión del pueblo mapuche, esta sostenido por el vinculo de sus integrantes con la naturaleza, en el que han formando un todo armónico, que proporciona una connotación política, religiosa, cultural y económica del territorio, como espacios de vida. Un marco conceptual, que explica que los actuales conflictos del pueblo mapuche, en parte son causados por el deterioro de sus recursos naturales, haciendo que la ausencia de parte de la vegetación natural (perdida del bosque nativo), está contribuyendo al deterioro cultural, ya que ha alterado los espacios y procesos que configuraron la cosmovisión. 

Revertir estas carencias, implica la instalación procesos en la que estén presentes practicas de desarrollo territorial con un enfoque que conceptualice, el vinculo con la naturaleza con pueblo mapuche, que imagine y valore la concepción original de la naturaleza como sujeto y patrón operativo, que haga de la cosmovisión un medio operativo que reproduce procesos de vida en una dimensión cultural, en el que se utilizan dinámicamente, los concepto y elementos de la cultura y que en su funcionamiento eficaz opere con todo lo actores están presente en el entorno. 

Los Mapuche han logrado a través de los siglos una sabiduría o cosmovisión que entiende que si se lucha en contra de la armonía de un ecosistema, se pierde.

La tierra, es un ecosistema íntegro, interconectado e interdependiente. La tierra funciona para mantener al todo en equilibrio dinámico y estable a la vez. Tanto las partes de este magno ecosistema como su disposición poseen funciones. Perder las partes o su disposición es perder las funciones vitales. La gente es parte de la tierra. Todo lo que ella hace a la tierra se lo hace finalmente a sí misma.

El pueblo Mapuche, convive desde tiempos milenarios con ecosistemas naturales y biodiversos, porque sabe que es la única posibilidad de que sean sustentables. Ellos saben que su vida depende de este tipo de ecosistemas.

Por tanto, culpar imprudentemente a comunidades mapuches de incendiar intencionalmente bosques, es una temeridad y a la vez implica un profundo desprecio por su cultura y sus tradiciones.

(ALDHU - Chile) 


 Artículo de Mapuexpress:

Declaración del Observatorio Ciudadano y ACCION AG



No hay comentarios:

Publicar un comentario