Páginas vistas en total

lunes, 23 de enero de 2012

POLICÍA BRASILEÑA ARREMETE CONTRA UNA FAVELA EN MEDIO DE BARRICADAS Y FUEGO


Favelas de Brasil, son una herida  para dignidad humana

Al menos 16 personas detenidas y algunos vehículos quemados es el resultado de una redada policial en una favela en el estado de Sao Paulo. En cumplimiento de una orden judicial, la policía irrumpió en un barrio de la ciudad de Sao José dos Campos donde unos 6.000 campesinos ocupaban las instalaciones de una antigua fábrica. 
Cuando los efectivos llegaron al lugar se encontraron con barricadas montadas por los vecinos, quienes les lanzaron piedras y objetos incendiarios. Ante esa situación, los agentes respondieron con balas de goma y gases lacrimógenos. Al menos una persona resultó herida.
La alcaldía de la ciudad informó que 235 familias fueron desalojadas del sitio donde operaba la empresa Selecta y la mayoría fue llevada a albergues comunitarios.
En el operativo participaron 2.000 agentes de la Policía Militar del estado de Sao Paulo, movilizados en dos helicópteros, 220 patrullas y 100 caballos, acompañados además de 40 perros policías.
Violento desalojo en Sao José dos Santos
Las autoridades demandan la retirada de los campesinos que llevan ocho años ocupando el territorio. El operativo se produjo tras años de disputa entre los habitantes de Pinheirinho y la quebrada empresa Selecta, que figura como propietaria del predio.
Antes del desalojo, los campesinos habían bloqueado la autopista Dutra, que une los estados de Sao Paulo y Río de Janeiro.

Por su parte el Movimiento de los Sin Tierra (MST), la organización campesina más influyente de Brasil, condenó hoy el desalojo violento de una favela realizado este domingo en la ciudad de Sao José dos Campos, en el estado de Sao Paulo.

El desalojo de la favela Pinheirinho, donde vivían cerca de 6.000 personas, fue calificado por el MST como  “una acción de guerra”  de la Policía Militarizada de Sao Paulo.  “El desalojo de esas familias es una acción de guerra de la Policía Militarizada, que fue educada por la dictadura, y un ejemplo más de la postura del Estado frente a las luchas del pueblo brasileño”, dijo el MST en un comunicado.
   
El gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, afirmó hoy a medios locales que un juez acompañó la acción policial y estudiará si se cometieron abusos o un exceso del uso de la fuerza, lo que es habitual en estos casos, según él.
   
La Policía usó gas lacrimógeno y balas de goma en el desalojo de la barriada de tugurios ante la resistencia de los vecinos, que quemaron ocho vehículos y lanzaron piedras a las fuerzas de seguridad.
   
La operación contó con el apoyo de 2.000 agentes del orden y se saldó con 32 detenciones por su implicación en los actos vandálicos y no se registraron heridos, según el último boletín de la Policía Militarizada.
   
Este lunes la Policía volvió a usar balas de goma y gas lacrimógeno para dispersar a un grupo de habitantes de la favela que se manifestaba contra el desalojo, que fue realizado por orden judicial. 
La favela Pinheirinho fue instalada irregularmente hace ocho años en el terreno de una fábrica abandonada, en esta ciudad industrial a 100 kilómetros de la ciudad de Sao Paulo.
   
Cerca de 600 vecinos han tenido que mudarse a un centro de acogida montado por la Alcaldía de Sao José dos Campos al lado de la barriada.  
Las autoridades precintaron hoy las casas y etiquetaron los bienes de sus habitantes, para que la Alcaldía pueda trasladarlos a un depósito y devolverlos posteriormente a sus dueños, informó la agencia Brasil  (oficial).
   
El MST es una organización de izquierdas que, según sus cifras, cuenta con cerca de dos millones de afiliados, y defiende la causa de los campesinos sin tierra y los sin techo.
   
En su nota de repudio al desalojo de Pinheirinho, el MST reiteró la  “urgente”  necesidad de acometer reformas en el sistema agrario y urbano, para resolver el déficit de 5,5 millones de viviendas en todo Brasil, según sus cálculos.

Ver más información en:



No hay comentarios:

Publicar un comentario