Páginas vistas en total

viernes, 25 de noviembre de 2011

ALDHU ADHIERE AL DÍA INTERNACIONAL DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

Foto: cronicadesociales.org

ALDHU ADHIERE AL DÍA INTERNACIONAL DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

25 de noviembre

La Asociación Latinoamericana para los Derechos Humanos. ALDHU, adhiere al Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, haciendo un llamado a  generar más conciencia, mas trabajo, más esfuerzos desde los gobiernos, la sociedad civil, los defensores de los derechos humanos, para que se condene y erradique de nuestras sociedades todo atisbo de violencia y discriminación contra la mujer, en todos los ámbitos, sexual, social, laboral, económico y político.

En 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas instituyó al  25 noviembre como “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer”. La violencia contra las mujeres y niñas constituye uno de las situaciones más graves en las relaciones de equidad e igualdad que deben primar entre los seres humanos, cualesquiera se su condición o género.

Al menos una de cada tres mujeres en el mundo ha sufrido maltrato, ha sido forzada a mantener relaciones sexuales o ha padecido algún tipo de abuso a lo largo de su vida, generalmente por parte de alguien conocido.

Los y las defensores de los derechos humanos y de los derechos de las mujeres establecieron a partir de 1981 el 25 de noviembre como día contra la violencia contra la mujer, en conmemoración del brutal asesinato en 1960 de las tres hermanas Mirabal, activistas políticas y sociales de la República Dominicana, por orden del dictador dominicano Rafael  Leonidas Trujillo (1930-1961).

Cuando un hombre viola a una mujer, eso es violencia. Cuando una mujer gana menos que un hombre en el mismo puesto de trabajo, eso es violencia. Cuando  un adolescente maltrata a su pareja, eso es violencia. Cuando un grupo de amigos le grita palabras soeces a una mujer solo para demostrar su “hombría”, eso es violencia. Cuando un marido obliga a su mujer a prostituirse, eso es violencia. Cuando un hombre cree que su mujer es  un objeto personal, eso es violencia. Cuando una travesti es humillada por un policía, eso es violencia. 

La sociedad condena a un violador o golpeador, casi unánimemente, pero a diario se reproducen  otro tipo de situaciones de violencia, que es sicológica, y que muchas veces  pasan inadvertidas, a pesar de su gravedad,  y que  van generando una legitimación de actitudes y conductas violentas. La violencia contra la mujer no terminará con las violaciones o los golpes, si no cuando  se logre construir una sociedad de respeto donde las relaciones de igualdad  entre todos los géneros sea una realidad.

Según la “Declaración sobre la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer”, aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas,  el 20 de diciembre de 1993, “se entiende por violencia contra la mujer a todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada”.

Asimismo, en el  artículo 2° de la Declaración se  expresa qué es violencia sobre la mujer: la violencia física, sexual y psicológica que se produzca en la familia, incluidos los malos tratos, el abuso sexual de las niñas en el hogar, la violencia relacionada con la dote, la violación por el marido, la mutilación genital femenina, la violencia relacionada con la explotación; la violencia física, sexual y psicológica perpetrada dentro de la comunidad en general, inclusive la violación, el abuso sexual, el acoso y la intimidación sexuales en el trabajo, en instituciones educacionales, la trata de mujeres y la prostitución forzada y la violencia física, sexual y psicológica ejecutada o tolerada por el Estado.

Tal como ha dicho el Secretario General de Naciones Unidas Ban Ki Mun, en su Mensaje en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, “nos hemos propuesto asegurarnos de que el mensaje de “tolerancia cero” llegue a todos los rincones. Para lograrlo, hemos de implicar a toda la sociedad, y especialmente a los jóvenes. En particular, se ha de alentar a los niños y los jóvenes a ser los impulsores del cambio que necesitamos. Hemos de promover modelos de masculinidad saludables. Siguen siendo demasiados los jóvenes que crecen rodeados de estereotipos masculinos desfasados. Con solo hablar con sus amigos y compañeros sobre la violencia contra las mujeres y las niñas, y poner de su parte para acabar con ella, pueden contribuir a desterrar un comportamiento arraigado desde hace generaciones”.

En el mismo sentido, se manifestó Michelle Bachelet, Directora Ejecutiva de ONU Mujer, al sostener que “necesitamos de una postura de tolerancia cero ante la violencia, con la participación activa de socios poderosos para detener su propagación. Se requiere de liderazgo, leyes eficaces y una justicia inequívoca para enjuiciar a los culpables y poner fin a la impunidad”.


ASOCIACIÓN LATINOAMERICANA PARA LOS DERECHOS HUMANOS (ALDHU)


No hay comentarios:

Publicar un comentario