Páginas vistas en total

sábado, 6 de agosto de 2016

Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígena aprobada por OEA

Juan de Dios Parra, abogado, secretario general de ALDHU, valoró la aprobación de OEA con relación a la Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, ya que según sus declaraciones "tras casi dos décadas de trabajo y diálogo, las naciones hoy finalmente comienzan a demostrar con trabajo y hechos que quieren avanzar en desarrollo respetando las costumbres ancestrales".






Un paso histórico: tras 17 años de negociaciones, la OEA aprobó la Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. Ahora, los Estados deben demostrar que hablan en serio.

El 15 de junio pasado fue un día histórico en el continente americano pues, tras 17 años de negociaciones, la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), reunida en República Dominicana, aprobó la Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

La Declaración es una gran razón para celebrar, pues implica avances en temas importantes como el compromiso de los Estados de respetar los derechos de los pueblos indígenas, especialmente los derechos a la tierra, territorio y a un ambiente sano; y de respetar el desarrollo sostenible. Además, reconoce que la violencia contra las mujeres indígenas “impide y anula el goce de los derechos humanos y libertades fundamentales”. 

También reitera el derecho de los indígenas a participar en asuntos que afecten sus derechos y a ser sujetos de procesos de consulta previa y de consentimiento libre, previo e informado, particularmente respecto de afectaciones a su territorio.

Necesidad de una justicia efectiva

Al mismo tiempo en que se aprobaba la Declaración, tuvo lugar una acción global que pidió justicia para Berta Cáceres —líder ambientalista, defensora de derechos humanos y del pueblo indígena Lenca en Honduras—, asesinada el 3 de marzo pasado. Más que una coincidencia, estos dos hechos simultáneos evidencian la necesidad diaria e imperiosa de justicia efectiva en la región, sobre todo respecto de violaciones de derechos humanos causadas por proyectos extractivos, energéticos, turísticos y de infraestructura; algo que se ha vuelto una constante en América Latina. Evidencian además la urgencia de que las declaraciones y obligaciones internacionales en materia de derechos humanos se concreten en la práctica.


El asesinato de Berta estaba anunciado. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) le había otorgado medidas cautelares que el Estado de Honduras incumplió. Dos días después de su muerte, la Comisión otorgó medidas cautelares al Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), la organización que Berta dirigía. Pese a ello, Nelson García, uno de sus miembros, fue también asesinado días después. El pedido principal de acción global fue la creación de una Comisión de Expertos Independientes que apoyen la investigación sobre los asesinatos y ayuden a encontrar la verdad.

Más información en:
http://www.animalpolitico.com/blogueros-blog-invitado/2016/08/05/esperanza-justicia-pueblos-indigenas-america/

No hay comentarios:

Publicar un comentario