Páginas vistas en total

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Derechos Humanos, festejo sombrío.

Juan de Dios Parra, secretario general de ALDHU, se sumó a conmemoración del aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, promulgada por la Organización de las Naciones Unidas en el año de 1948.


El día de mañana, 10 de diciembre, se conmemora un aniversario más de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, promulgada por la Organización de las Naciones Unidas en el año de 1948.

Entre muchas de las justificadas razones de la emisión de este documento fundacional, se señalan las graves atrocidades que se cometieron durante la Segunda Guerra Mundial, y de cuyas consecuencias aún el mundo estaba empezando a buscar un nuevo modelo de convivencia pacífica internacional. En esos años México ratificó la adhesión a dicho documento durante el mandato del presidente Miguel Alemán; desde entonces se ha avanzado en el diseño institucional, mecanismos jurídicos, políticas públicas y valores sociales que promueven el respeto a la diversidad étnico-racial, ideológica, religiosa y de preferencias de vida. No obstante, debido a la existencia de organizaciones que delinquen al margen de la ley, aún hay mucho trecho por recorrer. La tarea fundamental, si bien corresponde a los gobiernos, es también una responsabilidad de toda la sociedad.

Al cierre de este año es evidente que el nivel de atención que generaron los atentados terroristas en París, y sus graves consecuencias en contra de aquellos de quien se sospecha como responsables originales en el norte de Siria y parte de Irak, nos recuerdan que cuando la violencia se confronta con violencia, los conflictos escalan, los rencores aumentan y la paz se aleja por mucho tiempo. En África el daño a las libertades y las muertes de inocentes que causan los grupos.

En Medio Oriente, África, Estados Unidos, América Latina y en Europa la violencia ha dejado profundas huellas en familias, ciudades y gobiernos. Las causas que explican estos actos, pero que no los justifican, se dice que son predominantemente religiosas o ideológicas, y se ocultan o relegan a segundo término los verdaderos motivos económicos y de ambición de poder.

Es por ello que es inminente la convocatoria para establecer de manera permanente los mecanismos preventivos y de coparticipación en todos los países para reducir las severas amenazas que prevalecen en materia de Derechos Humanos, predominantemente en materia de vida digna, libertades y seguridad personal.

El 67 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos tiene mucho que festejar, pero es más grande aún la tarea por realizar para alcanzar este ideal de convivencia pacífica. De ahí que sea oportuno reflexionar acerca de lo que cada ciudadano en su ámbito de actividades conoce, promueve y defiende en relación a los fundamentos de la dignidad del ser humano.

Información de: http://www.eluniversal.com.mx/entrada-de-opinion/articulo/miguel-aleman-velasco/nacion/2015/12/9/derechos-humanos-festejo-sombrio

No hay comentarios:

Publicar un comentario