Páginas vistas en total

martes, 11 de agosto de 2015

Restos de Manuel Contreras fueron incinerados en privado.

Con la presencia de pocos familiares, el cuerpo del jefe de la policía secreta de Augusto Pinochet fue cremado en el Cementerio Católico de Santiago.

“Es el peor asesino que ha tenido este país. Es paradojal que la familia de Contreras conozca el paradero de sus restos y que el exjefe de la Dina se haya negado a que otras familias conozcan el de los suyos”. Con esas palabras se refirió al funeral de Manuel Contreras el subsecretario del Interior de Chile, Mahmud Aleuy, luego de que se hiciera público que el cuerpo del militar fue incinerado este sábado (08.08.2015).

Al acto, realizado en una ceremonia muy reservada en el Cementerio Católico de Santiago, acudieron unos pocos familiares de Contreras, e incluso se hizo notoria la ausencia de una de sus hijas. Antes de ser incinerado, el cadáver del jefe de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) fue vestido con su traje de gala del Ejército, institución que a pesar de las sentencias que sumaban más de 500 años de cárcel, nunca degradó al general (r).

La DINA comenzó a ser organizada antes del golpe militar con el que Augusto Pinochet derrocó al presidente socialista Salvador Allende y actuó en los primeros años de la dictadura, entre 1974 y 1978, para luego ser reemplazada por la Central Nacional de Inteligencia (CNI). La policía secreta fue responsable, según datos oficiales, de la mayoría de los 1.192 detenidos desaparecidos en Chile durante la dictadura y de más de 1.500 ejecuciones por causas políticas.

Graduado en la Escuela de las Américas

El gobierno de Chile reaccionó a la muerte de Contreras señalando que “ha muerto llevándose información valiosa para saber la verdad y hacer justicia respecto del horror cometido por la dictadura. Es el momento para reafirmar nuestro compromiso con el pleno respeto y vigencia por los derechos humanos”. Sin ahorrarse calificativos, el Ejecutivo tildó a Contreras como “uno de los personajes más oscuros de nuestra historia, responsable de crímenes y graves violaciones a los derechos humanos”.

El militar, apodado “Mamo” y graduado en la Escuela de las Américas -donde Estados Unidos entrenaba a oficiales latinoamericanos en técnicas antisubversivas-, fue acusado de dirigir el asesinato del general Carlos Prats y su esposa Sofía Cuthbert en Argentina, un fallido atentado al exministro Bernardo Leighton en Italia y el ataque en Washington que terminó con la vida del excanciller Orlando Letelier y su secretaria, Ronni Moffit, en 1976.

DZC (EFE, Reuters, 24Horas.cl)


No hay comentarios:

Publicar un comentario