Páginas vistas en total

miércoles, 24 de febrero de 2016

La herencia maldita de Pinochet que sigue estafando a Chile.

Juan de Dios Parra, Secretario general de ALDHU, realizó un urgente llamado al Estado de Chile para terminar con el fraude que ha llevado por décadas la familia del dictador Pinochet, esto luego que "Ciper Chile" diera a conocer un reportaje que muestra el real uso de decenas de centros que debian ser de bien común y apoyo a las mujeres.
"Es tiempo de terminar con los privilegios y estafas generadas por la familia del dictador y genocida, no es posible que aun en el 2016 sigamos en silencio aceptando sus engaños" señaló.
El reportaje de www.ciperchile.cl deja ver los oscuros negocios que se ocultan en una fundación que maneja la esposa del dictador.
CEMA, la fundación que preside hace 42 años y a perpetuidad Lucía Hiriart, es mucho más que un centenar de casas que el Estado le regaló en dictadura. CIPER descubrió una compleja y hasta ahora secreta red de al menos 186 filiales que creó en todo el país, con ruts y patrimonio propios. Allí se oculta un millonario botín inmobiliario que no figura en ningún registro oficial y cuyos secretos conoce el abogado Víctor M. Avilés. Hoy siguen activos 12 de esos ruts, sólo entre ellos suman propiedades avaluadas en $4.545 millones. Si le quitan la personalidad jurídica, todo va a manos de los Pinochet.

La orden que recibió Diego Núñez en su oficina de La Serena fue la misma que el ministro Víctor Osorio dio a los otros 14 seremis de Bienes Nacionales del país: debían investigar en sus respectivas regiones qué había pasado con cada uno de los inmuebles que el Estado cedió gratis durante la dictadura a la Fundación CEMA Chile. El objetivo: informar cuántos siguen en manos de la entidad sin fines de lucro que preside desde hace 42 años Lucía Hiriart, cuántos están arrendados y cuántos fueron vendidos. En su respuesta -que el seremi anticipó en un comunicado el  11 de enero- Núñez informó que en la IV Región son tres las propiedades bajo su lupa: una en La Serena, una en Coquimbo y otra en Vicuña.

El seremi Núñez no lo sabía, pero tras esas propiedades se escondía el punto de partida de una ruta que CIPER descubrió y que lleva directamente a unos 186 rut distintos asociados a CEMA y a varios de los inmuebles que le regaló el régimen militar y que no figuran en los registros oficiales.

Lo ocurrido en la IV Región confirmó que nadie sabe hoy con certeza cuántos bienes le transfirió el Fisco a CEMA. La única lista oficial es la que elaboró el Ministerio de Bienes Nacionales y que incluye 134 inmuebles que le fueron donados entre 1977 y 1989 (ver lista). A ellos se agregan los casi 20 inmuebles que recibió en concesión la fundación, cuyo destino se desconoce.
Pero basta una mirada al catálogo de propiedades asociadas a cada uno de esos rut que descubrió CIPER, para comprobar que el listado de Bienes Nacionales es una mínima parte del volumen que llegó a tener el lucrativo imperio inmobiliario que edificó CEMA con la subvención del Estado. Y a la vez, del complejo entramado que levantó para ocultar y enajenar esos bienes fuera de toda fiscalización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario