Páginas vistas en total

miércoles, 22 de mayo de 2019

Alerta por asesinatos a activistas de los derechos humanos en Colombia.



Hasta 51 activistas defensores de los derechos humanos han sido asesinados  en los cuatro primeros meses del presente año. En 2018 fueron documentados  115 asesinatos.
Aparentemente algunos de ellos fueron atacados por apoyar la implementación de ciertos aspectos del acuerdo de paz colombiano como la restitución de tierras, los derechos de las víctimas y el programa de sustitución e cultivos ilícitos.
En marzo se realizaron diferentes protestas llamadas “Minga Nacional” en los departamentos  de  Cauca, Valle del Cauca, Putumayo y Huila. Las manifestaciones eran de protesta contra el incumplimiento de las autoridades colombianas en cuestiones relacionadas con el derecho a la tierra y los retrasos en la implementación del acuerdo de paz y la violencia. Al final de la marcha se distribuyeron folletos con amenazas de muerte para diferentes líderes indígenas.
La inseguridad en Colombia para los defensores de los derechos humanos es un elemento preocupante para la ALDHU y que requeriría una intervención firme e inmediata por parte de las autoridades.
Los defensores de los derechos humanos critican a la fiscalía del país por la impunidad existente; la impunidad llegaría hasta el 90% para estos casos según señala Alirio Uribe, abogado y defensor de derechos humanos. En el 72% de los asesinatos se desconocería el autor.
Se denuncia que el gobierno no es suficientemente efectivo en la  aplicación del informe de paz. Así lo señala el informe encargado por la embajada de Noruega en Colombia en que se destaca "las acciones por parte del Gobierno no fueron suficientes y la implementación de los acuerdos de paz se dio de manera lenta y poco efectiva".
No es anecdótico ni habitual el suceso. Entre Colombia y México suman el 54% de los asesinatos a defensores de los derechos humanos. Una cifra alarmante y que requeriría la realización de acciones inmediatas. Asimismo, el 60% de los activistas de causas ecologistas se concentran en América Latina según la organización Global Witness, siendo los países con mayores tasas Brasil, México y Perú.
Mientras ello sucede,  diferentes líderes Latinoamericanos estrían firmando acuerdos para no respetar  sentencias internacionales en derechos humanos. Estos hechos preocupan en gran medida a la ALDHU, así como debería preocupar a la mayoría de la población.