Páginas vistas en total

lunes, 22 de diciembre de 2014

Acercamiento cubano-estadounidense no aleja a La Habana de Caracas.

Ad portas de celebrar el mundo católico en el mundo entero este 24 de Diciembre la Navidad (fecha de solidaridad y amor), nos resulta realmente esperanzador el acuerdo entre EEUU y Cuba dado a conocer hace algunos días. 
Quienes creemos en la democracia esperamos que el acercamiento del pueblo norteamericano y el inicio del fin del bloqueo al pueblo cubano, signifique prosperidad para todos ellos luego de décadas de aislamiento.
Sin duda estaremos atentos a como se desarrollen estas relaciones internacionales, ya que como organismo defensor de los derechos humanos no dejaremos de luchar incansablemente por el respeto de ellos en cualquier rincón del mundo.
Felices fiestas y soñemos con un mundo mejor, pero no olvidemos que ello es tarea de todos y cada uno de nosotros.
Sinceramente                                                               


Juan de Dios Parra
Secretario General ALDHU                           

------------------------------------------------------------------------------------------------------

El que Cuba y Estados Unidos hayan decidido reanudar sus relaciones diplomáticas no alejará automáticamente a La Habana de Caracas ni pondrá fin al discurso antiimperialista de ambas de un día para otro. Un análisis.

Venezuela tiene un vínculo tan estrecho con Cuba desde 1999, cuando el difunto Hugo Chávez asumió la presidencia del país sudamericano, que es inevitable preguntarse cómo influirá sobre sus relaciones el histórico acercamiento diplomático entre La Habana y Washington, hecho público este miércoles (17.12.2014) por el hombre fuerte de la isla, Raúl Castro, y el jefe del Gobierno estadounidense, Barack Obama; un anuncio que, por cierto, parece haber tomado desprevenido al sucesor de Chávez en Caracas, Nicolás Maduro.
“¿Y por qué tendría Cuba que informarle a Venezuela que un arreglo estaba en camino, si la de esos países nunca fue una relación entre iguales? Así como Nikita Kruschev no consultó a Fidel Castro, sino que le participó la intención de Moscú y Washington de terminar la crisis de los misiles de 1962, a Maduro se le notificó, en vivo y directo desde La Habana, que Cuba y Estados Unidos habían decidido mejorar sus relaciones. Venezuela tiene una postura subordinada de cara a la isla”, señala Ivo Hernández, de la Universidad de Münster.
“Ahora es muy probable que Caracas se alinee con La Habana y ajuste su posición frente a Washington”, sostiene Víctor Mijares, del Instituto Alemán de Estudios Globales y Regionales (GIGA) de Hamburgo. “Cuba es la que marca el paso en materia diplomática porque tanto Chávez como Maduro colocaron a Venezuela en una situación de dependencia. El castrismo recibe 110.000 barriles diarios de petróleo venezolano; suficientes hasta para reexportar. Pero el chavismo también depende de Cuba”, enfatiza Mijares.
Chávez y los hermanos Castro tejieron un aparato de inteligencia muy efectivo entre La Habana y Caracas.
Chávez y los hermanos Castro tejieron un aparato de inteligencia muy efectivo entre La Habana y Caracas.
Un vínculo más espeso que el petróleo
“A una evidente dependencia ideológica se suma una forma de dependencia más difícil de medir, relevante en los ámbitos de la seguridad y la defensa de Venezuela: Chávez cultivó un nexo personal con los hermanos Castro que hizo posible tejer un aparato de inteligencia y contrainteligencia muy efectivo entre La Habana y Caracas. Es por eso que cualquier alteración en la relación de Cuba con Estados Unidos ejercerá efectos sobre Venezuela, aunque no necesariamente se trate de efectos bruscos”, agrega el politólogo del GIGA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario