Páginas vistas en total

jueves, 23 de febrero de 2012

CHILE: POLITIZAR LAS TRAGEDIAS ENVILECE A QUIEN LO HACE


Politizar desastres naturales es mezquino

El terremoto y maremoto que azolaron al país el 27 de Febrero del 2010, constituyeron un cataclismo que afectó seriamente a Chile. Miles de compatriotas han sufrido sus consecuencias. La destrucción material de viviendas, puentes, caminos, obras de infraestructura, fabricas, centros deportivos, iglesias, bienes patrimoniales, no superan el incalculable valor de la pérdida de vidas humanas.

Politizar estos azotes naturales, pretendiendo sacar rédito político de sus consecuencias, es una actitud mezquina que envilece a quien las adopta;  buscar culpables del terremoto,( el segundo más violento en la historia de la humanidad), entre los funcionarios públicos que en el ámbito de sus atribuciones y con los recursos disponibles en medio del cataclismo, hicieron una o adoptaron otra decisión. Por eso, pretender cuestionar la capacidad de liderazgo y apuntar a que las “responsabilidades políticas” alcanzan también a la Ex Presidenta Bachelet y a sus ministros,  frente a esta tremenda emergencia, es un despropósito y un aprovechamiento político que no tiene justificación y que la ciudadanía no comparte.

Así mismo, es una torpeza reducir la responsabilidad de la reconstrucción exclusivamente al ámbito gubernamental midiendo con mezquindad los avances, no son los caminos que nos llevarán a dejar atrás esta tragedia.

La magnitud de aquella tragedia aún está viva en las miles de familias que perdieron sus viviendas y que se aprestan a pasar el segundo invierno padeciendo los rigores del clima, esperando aún una solución que les devuelva sus viviendas.

Lo único esperable de quienes ejercen liderazgo en una nación azotada por la naturaleza, es tener la nobleza de encarar con coraje la tragedia, sus consecuencias y las tareas que demanda  su superación,  con unidad de esfuerzos y serenidad de espíritu.

Lo que Chile espera es que sumemos todos los esfuerzos, todas las voluntades y todos los recursos, para levantar al país, reparar lo dañado, reconstruir lo perdido en un tiempo prudente, para sí aliviar y auxiliar a las familias que perdieron bienes y seres queridos, actuando con generosidad, solo así contribuiremos a sanar el alma de Chile de las heridas que este cataclismo nos dejó.

JUAN PABLO LETELIER
VICEPRESIDENTE DEL SENADO
CHILE

No hay comentarios:

Publicar un comentario